7 de febrero de 2009
Obviamente desapareci de la blogosfera porque el momento de que mi hija llegara al mundo llego.
Fue una mezcla de parto natural y cesarea; es decir llegue a la clinica con contracciones (que realmente llegan a ser espantosamente dolorosas) y luego de casi doce horas de contracciones cada vez más fuertes me tuvieron que hacer una cesarea por el bien de mi hija.
Aunque hubiera preferido traer al mundo a mi hija de la manera mas natural posible tampoco estaba yo para interponerme entre la ciencia que sabe como salvar vidas (despues de todo por algo DIOS le ha dado la posibilidad al hombre de salvar vidas no??)
Los momentos mas memorables y emocionantes del día que vino al mundo mi hija fueron dos:
1. El instante en que el doctor dijo: aqui esta tu bebe y en medio de los sonidos de la sala de operaciones oi su llanto claro y fuerte; en ese momento mi corazón se acelero terriblemente y senti la emoción brotar en forma de pequeñas lágrimas de pura felicidad. Luego la acercaron a mi y por primera vez vi su rostro que estab rojo por todo lo que etsaba pasando y senti la piel de su mejilla contra la mia y lo único que quería era abrazarla fuerte y decirle que la amaba auqnue lo único que atine a decirle es: hola Daniela, yo soy tu mamá y te amo o algo así.. de ahi se la llevaron para hacerle todas las pruebitas que le hacen a los bebes.
2. Después de la operación me pasaron a sala de recuperación, yo estaba impaciente y solo quería que me pasaran al cuarto para poder cargar a mi hija y tenerla más tiempo conmigo. Cuando por fin me llevaron al cuarto yo no tenía ojos ni oidos para nada solo quería a mi hija. Por fin la trajeron y ese fue el segundo instante mágico: la pusieron en mis brazos (tan chiquitita ella) la abrace y otra vez mis ojos se llenaron de alegria y le cante esa canción que me habia inventado en mis días de esperar el ascensor para bajar de mi oficina a la calle, esa canción que le cantaba cuando ella estaba dentro mio y que siempre cambiaba dependiendo de mi humor y mi capacidad para rimar, se la cante suavicito mientras los que estaban a mi alrededor la miraban fascinados y después de eso por primera vez le di de lactar y senti esa maravillosa conección entre una madre y su hija...y me di cuenta que era una mamá.
 
posted by Coralí at 3:52 p.m. |


1 Comments:


At 6:33 p.m., Blogger Cafeinómana

Algun dia kisiera sentir eso de ser madre, a veces ansio muxo el momento, debe ser eternamente maravilloso!

Gracias por la visita!